Saltear al contenido principal
Novedad: Directiva Europea

Tax&Law

Novedad: Directiva Europea

El 4 de febrero ha sido publicado en el BOE el Real Decreto-Ley 3/2020, de 4 de febrero, de medidas urgentes, por el que se incorporan al ordenamiento jurídico español la Directiva (UE) 2018/1910, relativa a la armonización y simplificación sobre…

El 4 de febrero ha sido publicado en el BOE el Real Decreto-Ley 3/2020, de 4 de febrero, de medidas urgentes, por el que se incorporan al ordenamiento jurídico español la Directiva (UE) 2018/1910, relativa a la armonización y simplificación sobre intercambios entre los Estados miembros, y la Directiva (UE) 2019/475, del Consejo, de 18 de febrero de 2019.

Dichas medidas versan sobre la aplicación territorial del IVA en el ámbito europeo y contempla las «Quick Fixes»  (Soluciones rápidas),  medidas destinadas a simplificar y armonizar el IVA del comercio intracomunitario de bienes, entre las que cabe destacar:

1.Ventas en consigna: en aquellas ventas en las que el proveedor mantiene un stock en el país del cliente para que éste pueda disponer de los bienes en función de sus necesidades. El objeto de la nueva regulación es la homogeneización y eliminación de los costes de gestión, estableciendo la entrega intracomunitaria de bienes exenta siempre que se cumplan las condiciones previstas en el artículo 9 bis LIVA.

En consecuencia:

  • La operación tributará en el momento en que se ponen los bienes a disposición del adquiriente.
  • En el Estado de llegada, el proveedor no debe registrarse ni cumplir ninguna obligación formal.
  • En el Estado de origen de la mercancía, el proveedor debe cumplir algunas cuestiones formales como son la inclusión de los bienes transportados en:
    • El Libro Registro de IVA como operaciones intracomunitarias
    • La declaración recapitulativa de operaciones intracomunitarias (modelo 349).

2.Ventas en cadena transfronterizas: cuando se producen entregas sucesivas entre diferentes empresarios o profesionales con un único transporte de los bienes, de forma que los bienes serán entregados al menos a un primer intermediario, la venta realizada al operador intermedio constituirá entrega intracomunitaria de bienes exenta de IVA conforme al artículo 25 LIVA. En este caso, el operador intermedio deberá encargarse del transporte y deberá comunicar al proveedor inicial un NIF-IVA de un país distinto del país de origen de las mercancías.

3.Se exige asimismo el cumplimiento de distintas obligaciones para la aplicación de la exención de una entrega intracomunitaria:

    • Para las entregas intracomunitarias, deberá justificarse que el transporte se realice en otro Estado miembro y que el adquiriente dispone de un NIF-IVA asignado por el Estado miembro distinto de aquel en el que se inicie el trasporte de los bienes. De este modo, la comunicación del NIF-IVA deja de ser una formalidad para convertirse en condición material y requisito imprescindible para aplicar la exención en las entregas intracomunitarias.
    • El proveedor de una entrega intracomunitaria debe declarar la operación en la correspondiente declaración recapitulativa de operaciones intracomunitarias (modelo 349).

4.Por último, el Reglamento de Ejecución 282/2011 ha venido a garantizar la aplicación uniforme por parte de los Estados miembros de la forma de acreditar la expedición o transporte de los bienes al Estado miembro de destino y establece una presunción iuris tantum (que admiten prueba en contrario o refutación por parte de la Administración):de que el transporte se ha producido cuando el vendedor cuente con al menos dos pruebas no contradictorias de las señalados en apartado 3 del artículo 45 bis del Reglamento de Ejecución 282/2011.

 

Cuando sea el comprador quien transporte los productos al otro Estado miembro, deberá enviar al vendedor una declaración específica escrita emitida certificando que los bienes han sido transportados por él y además al menos dos elementos de prueba no contradictorios de los señalados en el apartado 3.

A continuación enumeramos los elementos de prueba que se reconocen en el apartado 3 del artículo 45 bis del Reglamento de Ejecución 282/2011:

  1. los documentos relacionados con la expedición o el transporte de los bienes, tales como una carta o documento CMR firmados, un conocimiento de embargue, una factura de flete aéreo o una factura del transportista de los bienes;
  2. una póliza de seguros relativa a la expedición o al transporte de los bienes, o documentos bancarios que aprueben el pago de la expedición o del transporte de los bienes;
  3. documentos oficiales expedidos por una autoridad pública, como un notario, que acrediten la llegada de los bienes al Estado miembro de destino; y
  4. un recibo extendido por un depositario en el Estado miembro de destino que confirme el almacenamiento de los bienes en ese Estado miembro.

Por todo lo anterior, recomendamos que las empresas que operan a nivel comunitario revisen su situación actual y estén preparadas para dar cumplimiento a la nueva normativa aprobada y que entra en vigor el 1-03-2020.

A su disposición para cualquier aclaración o duda que requieran al respeto.

 

 

 

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Volver arriba